HomeNoticias del MundoASSANGE: EL LADO «B» EN THE TRUMAN SHOW

ASSANGE: EL LADO «B» EN THE TRUMAN SHOW

ASSANGE: EL LADO «B» EN THE TRUMAN SHOW

Julian Assange finalmente está viviendo por estas horas lo que durante siete años buscó evitar, su peor pesadilla. Estados Unidos lo catalogó como un enemigo poderoso, peligroso. La imagen de un Assange desmejorado, rodeado de policías para que no se lo pudiera ver ni escuchar, fue la mejor puesta en escena para que todos aquellos que en un futuro busquen hacer públicos los secretos de gran hermano lo piensen dos veces. Durante todos los años que estuvo en su encierro en la embajada de Ecuador en Londres se burló de quienes querían atraparlo publicado a través de su creación WikiLeaks cada vez más secretos. 2010 fue el año de la explosión de los secretos principalmente de Estados Unidos, tanto a nivel militar como diplomático. El ciudadano de a pie accedió como pocas veces a información clasificada, ultra secreta. El impacto fue mundial. Años después llegó Snowden con una bomba aún más sofisticada. ¿Cuanta información tienen de nosotros, de nuestros movimientos de lo que buscamos, de lo que hacemos, de lo que pensamos? Lo que en 1998 la película The Truman Show con el gran Jim Carrey sorprendía desde la ficción, pocos años más tarde, la realidad demostró que siempre supera a Hollywood.
Hoy Assange espera en una comisaria de Londres los próximos pasos de la justicia y la política. Desde Estados Unidos, país que pidió la extradición, aseguran que podría estar en prisión, en otra cárcel, hasta cinco años. Buscan así despejar los temores de los distintos organismos de derechos humanos, de la ONU y quienes luchan por la libertad de la información, la posibilidad de que este hacker pudiera ser condenado a muerte.
La diplomacia fue dejada de lado ayer por el presidente Lenin Moreno unas horas después de enviar un video protocolar en las redes sociales del porqué del retiro de la inmunidad de Assange. En un acto público lo catalogó de “hacker miserable y malcriado” para contar los detalles de como ensuciaba las paredes de la embajada con sus heces.
Pocas veces gran hermano, entendido como poder, pierde el control. WikiLeaks fue una de ellas. Por ahora las redes sociales nos dan un poder hasta hace unos años impensado, utilizado por millones de personas para comunicarse y unos pocos para conectarse, buscar un cambio y hacer visible lo que en la gigantesca cantidad de información hace invisible.
En un mundo donde todo está vigilado y controlado, solo nos queda hacer cómo en The Truman Show cuando el gran Jim Carrey se despedía de sus “vecinos” con una gran sonrisa diciendo: “ Buenos días, buenas tarde, buenas noches”

Compartir con:
Sin comentarios

Deje su comentario.