HomeNoticias del MundoEE.UU. después de Florence: Temen rotura de diques

EE.UU. después de Florence: Temen rotura de diques

EE.UU. después de Florence: Temen rotura de diques

Florenece perdió la fuerza de un huracán pero lo peor podría estar recién comenzado, las lluvias continúan y con ellas después de tantos días el temor de que se produzcan inundaciones a gran escala. Otra vez el temor es que los diques, como sucedió en Nueva Orleans, luego del paso del huracán Katrina, cedan.

Si bien el huracán  se convirtió en una  «depresión tropical», la tormenta avanza lentamente sobre Carolina del Sur y Carolina del Norte, descargando fuertes lluvias sobre las cuencas fluviales ya saturadas, lo que según las autoridades podría traer más muerte y destrucción.

Hasta el momento, la cifra provisional es de 13 muertes, 10 en Carolina del Norte y tres en Carolina del Sur, según medios de comunicación de Estados Unidos.

Este domingo, los servicios de rescate permanecían alertas en Grifton, una pequeña localidad de Carolina del Norte amenazada por los crecientes niveles de agua en un arroyo cercano y en el río Neuse.

Después de golpear el viernes la costa atlántica de Estados Unidos, Florence se adentró en el continente, donde dejó fuertes lluvias que hicieron subir el nivel de los ríos, provocando fuertes inundaciones.  

Lo que más me preocupa son las comunidades aisladas, las personas que están atrapadas en sus hogares y que pueden no tener acceso a medicamentos o servicios de emergencia, advirtieron quienes comandan las operaciones de rescate.

El gobernador de Carolina del Norte, Roy Cooper, pidió a los evacuados  no regresar a sus hogares por el peligro que representan las numerosas carreteras que aún están inundadas. Unos 2.800 miembros de la Guardia Nacional de Carolina del Norte colaboran activamente en las tareas de rescate, mientras que otros 1.000 permanecen a disponibilidad, en alerta.

En algunas localidades golpeadas por la tormenta se reportaron varios casos de saqueos y al menos cinco personas fueron arrestadas por la policía en Wilmington, Carolina del Norte. La reserva económica del estado, el sector agrícola, fue muy golpeado, por lo que advirtieron que la recuperación será costosa y larga. Según la administración Nacional Oceánica y Atmosférica en algunas regiones el huracán provocó lluvias de hasta 610 milímetros.

Compartir con:
Sin comentarios

Deje su comentario.