HomeNoticias del MundoODEBRECHT: LAS COIMAS EN PERÚ Y SU HUELLA EN LA REGIÓN

ODEBRECHT: LAS COIMAS EN PERÚ Y SU HUELLA EN LA REGIÓN

ODEBRECHT: LAS COIMAS EN PERÚ Y SU HUELLA EN LA REGIÓN

 

El caso de corrupción conocido como Odebrechet, por las coimas que esta constructora entregaba a distintos políticos en distintas naciones a cambio de hacerse con las obras públicas, dio en las  últimas horas su momento más dramático. En el momento que la policía estaba por subir a la habitación de la casa del ex presidente Alan García, el ex presidente subió a su habitación se cerró con llave y se disparó en la cabeza.

Muy pocas horas antes de esta trágica  decisión, el ex presidente le dio una nota a una cadena de TV  en la que dejó en claro que era lo que pensaba sobre el proceso de corrupción que se había realizado en su contra. Sus declaraciones parecieron adelantarse a la terrible decisión que tomo en su casa de Lima .

«Yo confío en la historia, yo soy cristiano, creo en la vida después de la muerte, creo en la historia y, si me permite, creo en tener un sitio en la historia del Perú«

 «No le temo a una prisión preliminar. No poder salir del país es una forma de prisión también»

«Ratifico la limpieza de mis actos y mi aversión a tener los millones que muchos creen que yo tengo.”

El expresidente reiteró que la fiscalía carecía de pruebas que justificasen una orden de detención o prisión preventiva en su contra.

«Ningún documento me menciona. Puedo decirles que yo para robar no nací»

Durante el proceso de investigación el ex presidente estuvo recluido en la embajada de Uruguay en su país donde pidió asilo político, pero luego de 16 días, fue el tiempo que le llevó al  gobierno uruguayo estudiar la causa en su contra, las autoridades de la embajada le pidieron a Alan García que deje la delegación diplomática al negarle el pedido de asilo.

Casi al mismo tiempo que el Perú estaba conmocionado por el suicidio de quien fue  dos veces presidente de la nación, otra noticia sacudió todos los medios de prensa. El ex presidente Pedro Pablo Kuczynski quien debió renunciar por el escándalo de corrupción también ligado a Odebrecht tuvo que ser internado de urgencia desde el lugar en el que estaba detenido de forma provisoria por una descomposición.

Cinco expresidentes de Perú enfrentan causas judiciales, Alberto Fujimori fuera devuelto a la cárcel a terminar de cumplir una condena de 25 años por crímenes contra la humanidad durante su gobierno (1990-2000).

Los otros expresidentes que encaran investigaciones judiciales que pueden llevarlos a prisión son Alejandro Toledo (2001-2006), Alan García (1985-1990 y 2006-2011) y Ollanta Humala (2011-2016) y Pablo Kuzynski. También una de las líderes políticas más importantes del país la hija del ex presidente Fujimori, Keiko Fujimori.

Los cinco son todos los exmandatarios que gobernaron Perú tras el fin del régimen militar en 1980. Cuatro están salpicados por el escándalo de las dádivas de Odebrecht a políticos y Fujimori, por violaciones de los derechos humanos y corrupción.

García tenía prohibición de salir del país al igual que, Humala y Kuczynski (que fue detenido este miércoles), mientras que Toledo escapó a Estados Unidos, donde enfrenta un pedido de extradición.

La empresa constructora brasileña Odebrecht admitió ante la justicia estadounidense que pagó 29 millones de dólares en sobornos durante tres gobiernos peruanos, incluido el segundo de García.

En diciembre pasado, la constructora firmó un acuerdo de cooperación por el cual accedió a pagar una multa al Estado peruano y a entregar testimonios que pueden comprometer todavía más a los cuatro expresidentes y a otros políticos y funcionarios peruanos.

Humala y su esposa Nadine estuvieron nueve meses en prisión preventiva por el caso Odebrecht.

Fujimori estuvo un año libre, luego que Kuczynski lo indultara en la Navidad de 2017, pero volvió a prisión en enero después de que la justicia peruana anulara el perdón presidencial por cuestiones de forma.

ODEBRECHT

En 2016 la empresa constructora brasileña reconoció haber pagado sobornos por 788 millones de dólares en una decena en países latinoamericanos y dos africanos.

Hasta entonces, el gigante de Brasil operaba en 26 países como proveedor de energía y agua, constructor de carreteras, aeropuertos y estadios y hasta como fabricante de submarinos. Pero fue la exportación de su modelo de corrupción lo que popularizó su nombre. El reparto, que dejó la mayor suma en el país de origen y tuvo como principales destinos Venezuela, República Dominicana y Panamá, ha tenido repercusiones desiguales en las distintas naciones implicadas.

En Perú, la constructora declaró un pago de 29 millones de dólares. Fue allí que el caso derribó en 2018 por primera vez a un mandatario, cuando Pedro Pablo Kuczynski dejó la presidencia cercado por la oposición.

Este miércoles, el expresdidente, que cumple detención preliminar, fue hospitalizado de emergencia en una clínica local a raíz de una crisis hipertensiva.

Perú acababa de convertirse el mismo día en escenario de la primera muerte aparentemente relacionada en forma directa con el caso. El expresidente Alan García (1985-1990, 2006-2011) se quitó la vida de un disparo antes de ser detenido en el marco de una investigación por supuestas coimas en la construcción del metro de Lima.

El país ha sido testigo en los últimos tiempos de las derivaciones más ruidosas del caso Odebrecht, con la detención en octubre de la líder de la oposición, Keiko Fujimori. A eso se suma la investigación por parte de la Justicia de los exmandatarios Alejandro Toledo (2001-2006) y Ollanta Humala (2011-2016).

Pero el caso de la constructora brasileña también ha sumado páginas oscuras por otros lares. En Colombia, que recibió 11 millones de dólares en sobornos según Odebrecht, y 32,5 millones de acuerdo con la fiscalía local, el escándalo tomó un giro dramático.

En noviembre, Jorge Pizano, testigo clave y auditor del consorcio que formó la firma brasileña junto con una firma local para construir una autopista millonaria, murió por ingerir cianuro. Tres días más tarde, su hijo también falleció envenenado por beber la misma botella. Ambas muertes rodeadas de controversias están bajo investigación.

Otro testigo clave, el exsecretario de Transparencia de la Presidencia de Colombia, Rafael Merchán, se suicidó en diciembre con cianuro.

Frente al impedimento del cuestionado fiscal general, algunos de los expedientes del caso Odebrecht han sido asumidos por un investigador especial.

Ecuador:

Ecuador es otro de los países en los que el caso ha escalado a altos niveles de jerarquía. El exvicepresidente Jorge Glas fue sentenciado a mediados de diciembre de 2017 a seis años de prisión por cobrar 13,5 millones de dólares en sobornos de Odebrecht, que habría pagado un total de 40 millones.

Según la oficina del fiscal, 22 personas están detenidas y 24 casos han sido abiertos. Tomislav Topic, un empresario, se comprometió en febrero a entregar al estado 13,5 millones de dólares pagados por el grupo, de los cuales desconocía su origen ilícito.

En los países de la región, las ramificaciones de Odebrecht siguen impulsando procesos judiciales a políticos encumbrados y hombres de negocios.

Brasil:

Según la justicia brasileña, la causa madre, el Lava Jato, sumaba hasta marzo 1.196 órdenes de detención, 548 pedidos de cooperación internacional, y un total de 242 condenas contra 155 personas.    El expresidente brasileño Luiz Inácio Lula da Silva, que desde abril cumple una pena de más de 12 años de cárcel por corrupción y lavado de dinero.

Una jueza de primera instancia de Curitiba (sur) estimó que el exmandatario  (2003-2010) se había beneficiado de reformas en una hacienda en Atibaia -en el interior de Sao Paulo- ofrecidas principalmente por las constructoras Odebrecht y OAS, a cambio de su mediación para obtener contratos en Petrobras.

Compartir con:
Sin comentarios

Deje su comentario.