HomeNoticias del MundoRUANDA: A 25 AÑOS DEL INFIERNO EN LA TIERRA

RUANDA: A 25 AÑOS DEL INFIERNO EN LA TIERRA

RUANDA: A 25 AÑOS DEL INFIERNO EN LA TIERRA

En 1994 el mundo vio por televisión, como si fuera una película de terror, como en tan sólo 100 días, más de 800 mil personas en África eran masacradas a machetazos.

El infierno se llamó Ruanda,  el exterminio de la minoría tutsi a manos de los hutus, aunque la denuncia sobre la colaboración de tropas europeas sigue abierta. Los ríos cambiaron de color, el rojo de  la sangre de las victimas tiñeron  las aguas.

 Los cadáveres de los hombres, mujeres y niños quedaban tendidos en el lugar donde eran asesinados. Las imágenes de mareas humanas escapado de las persecuciones, muchas de ellas con marcas de machetes en sus cuellos, o niños agonizando a los costados de las rutas sin que nadie se detenga por ellos, son algunas de las imágenes que aún quedan del genocidio que el mundo ignoró.

Todo comenzó con el asesinato el 6 de abril de 1994 del presidente de Ruanda. Al día siguiente las Fuerzas Armadas Ruandesas y los milicianos hutu fanatizados tras años de propaganda contra los tutsi comenzaron la locura, las masacres se transformaron en un genocidio.

Los asesinatos se propagaron a todo el país, las autoridades a través de los medios de comunicación las alentaron, el resto fue parte de una locura colectiva no solo en Ruada ya que ni siquiera los miles de soldados de la ONU hicieron nada para evitarla.

Los tutsi que creían que su Dios los protegería cuando se escondían en una iglesia sellaban su muerte. Esos edificios se convertían en trampas humanas. Todos eran aniquilados sin piedad.

Desde hace 25 años Ruanda busca por medio de la unidad nacional cerrar las heridas. El Tribunal Penal Internacional condenó a varios de los responsables de llevar adelante las órdenes y organizar desde el estado los asesinatos colectivos, torturas y violaciones. Dos millones de ruandeses fueron juzgados por tribunales populares quienes lograron hacer justicia gracias  las confesiones de quienes participaron en los crímenes.

La justicia busca reparar la memoria de quienes ya no están y de quienes sobrevivieron a este genocidio. Hutus  convertidos en verdugos de sus propios vecinos en muchos casos fueron perdonados por sus víctimas. El mundo, la tan promocionada comunidad internacional, aún debe una disculpa ante tamaño error en la historia. De lo contrario nadie podrá afirmar que una situación similar no volverá a suceder.

Compartir con:
Sin comentarios

Deje su comentario.