HomeNoticias del MundoRUSIAGATE: EL TURNO DEL CONGRESO

RUSIAGATE: EL TURNO DEL CONGRESO

RUSIAGATE: EL TURNO DEL CONGRESO

Después de más dos años de investigación, varias personas procesadas o en prisión cercanas al presidente Trump y otras con procesos abiertos, el informe preliminar entregado por el fiscal general, resumido en cuatro páginas al congreso de los Estados Unidos, sobre el Rusiagate asegura que el presidente como su equipo de campaña no colaboraron con los rusos en la injerencia que llevaron adelante en el proceso electoral estadounidense.

 Este era uno de los principales objetivos de la investigación. De acuerdo a lo publicado por el fiscal general que estudio el informe entregado por el fiscal especial Robert Mueller, el presidente está libre de toda culpa en este punto, sin embargo en ese mismo pequeño resumen, la  investigación sobre el papel de Trump a la hora de preguntarse si  obstaculizó la investigación o no, la respuesta queda en una zona gris donde sostiene que si bien no se encontraron pruebas contra el mandatario, tampoco lo exonera, dando la posibilidad de una nueva investigación o al estudio de las pruebas que dejo el informe. Esto es lo que quieren hacer por estas horas los demócratas y por esta razón exigieron no sólo que el trabajo de Mueller se haga público y llegue a los estadounidenses  sino que la totalidad de las cientos de páginas sean entregadas al congreso para su análisis ya que no confían en el fiscal general.  

Por esta razón   si una nueva investigación determina que si hubo obstrucción, es decir buscar la manera de frenar la investigación, podría generar un gran problema para la presidencia Trump, como por ejemplo un eventual juicio político.

Lo que se hizo público hasta el momento es lo suficientemente contundente como para darle a Trump la posibilidad de festejar y respirar aliviado. La investigación se llevó adelante no sólo por el papel que jugaron los rusos a su favor en la campaña electoral sino por las dudas que generaron varias de las acciones del presidente. Sólo por mencionar algunas están, el despido del por entonces director del FBI quien estaba investigado posibles nexos entre Trump y espías rusos, el papel que jugó el encargado de seguridad nacional en los primeros meses de la presidencia Trump con los rusos así como los contactos que su ex jefe de campaña mantenía con hombre cercanos a Moscú. Pero todo esto al menos por ahora, queda enterrado a partir de la declaración que el fiscal general hizo sobre el resultado de la investigación.

Mientras se espera que el rusiagate siga su curso, confiado, Trump sostuvo que no tenía problema  en que la información se hiciera pública. Incluso después de acusar durante dos años al fiscal Mueller de una cacería de brujas, ahora cambio su opinión y sostiene que Mueller, el fiscal especial, es una persona honorable.

Los demócratas esperan ahora el informe y ya anunciaron que en el corto plazo llamarán a testificar tanto al fiscal general como al fiscal independiente para que den detalles de lo que contiene la información y que la amplíen. Mientras Trump a los cuadro vientos asegura que quedó totalmente exonerado, sus contrincantes políticos afirman que su visión de la realidad y de la investigación es parcial. Quedará en manos de los oponentes del presidente poder demostrar que cometió un delito, como haber obstruido la investigación del Rusiagate.

 Aseguran que las segundas partes de las películas no son buenas, en poco tiempo veremos si la saga “dos” del Rusiagate tiene los condimentos de la primera y si con las pruebas que reclama el congreso, la inestabilidad política en Estados unidos continúa de cara a las presidenciales del 2020 o todo queda enterrado en una mar en cientos de páginas y testimonios.

Compartir con:
Sin comentarios

Deje su comentario.