HomeNoticias del MundoRUSIAGATE, LA SOMBRA DE LA PRESIDENCIA TRUMP

RUSIAGATE, LA SOMBRA DE LA PRESIDENCIA TRUMP

RUSIAGATE, LA SOMBRA DE LA PRESIDENCIA TRUMP

El hombre que durante más de dos años investigó en silencio las pruebas sobre la implicación de Rusia en las elecciones presidenciales de 2016 , la presunta conexión con el círculo cercano del presidente y el propio mandatario estadounidense y las denuncias de obstrucción en contra de Trump durante la investigación, decidió hablar por primera vez debido a la manipulación que se le dio desde el gobierno a su informe y la no publicación total de sus mas de 400 páginas al público y al congreso.

El fiscal especial Robert Mueller aseguró que inculpar al presidente de Estados Unidos con el delito de obstrucción de la justicia «no era una opción» debido a los lineamientos del Departamento de Justicia. Es decir que su cargo no le permitía esta opción pero si a otra institución de la democracia como por el congreso.

«Según la política del Departamento, el presidente no puede ser acusado de un delito federal mientras esté en el cargo», dijo Mueller en sus primeros comentarios públicos en dos años. «Eso es inconstitucional», resaltó el ex director del FBI.

Un fiscal especial «es parte del Departamento de Justicia y, por reglamento, está sujeto a la política de ese departamento», expresó Mueller, para acotar luego que «inculpar al presidente de un crimen, por lo tanto, no era una opción que pudiéramos considerar»

«La Constitución requiere un proceso en el que no sea el sistema de justicia el que acuse formalmente a un presidente en funciones»

Mueller, en su primera declaración pública sobre la injerencia rusa en las elecciones estadounidenses de 2016, también indicó que considera inapropiado comparecer ante el Congreso, a pesar de la intención de los demócratas, que controlan la Cámara de Representantes, de escuchar su testimonio.

Al mismo tiempo, Mueller reiteró que su informe sobre la interferencia de Rusia en la campaña electoral de 2016 y la presunta obstrucción de Trump a la justicia no exoneraron al presidente.

«Sería injusto acusar a alguien de un delito cuando no puede haber una resolución judicial del cargo real», dijo.

El fiscal especial también afirmó que si lo llamaban a declarar ante el Congreso, como lo piden algunos legisladores demócratas, no diría nada más de lo que ya está incluido en el informe.

Compartir con:
Sin comentarios

Deje su comentario.