HomeNoticias del MundoUNA OPORTUNIDAD PARA LA PAZ

UNA OPORTUNIDAD PARA LA PAZ

UNA OPORTUNIDAD PARA LA PAZ

La zona desmilitarizada en la frontera entre ambas Coreas, durante las últimas décadas símbolo de la tensión  y un viaje al pasado que nos transporta a la guerra fría, es por estas horas escenario de una imagen hasta hace dos meses inimaginable. La del dictador norcoreano cruzando la frontera hacia el sur, estrechando la mano en territorio “enemigo” del presidente surcoreano Moon Jae-in. Este es el tercer encuentro entre mandatarios de ambos países pero la primera vez en más de 60 años que la máxima autoridad norcoreana visita el lado surcoreano de la zona denominada desmilitarizada.

 Si hasta ahora el carácter volátil e  impredecible del joven dictador norcoreano parecía llevar al país a una guerra inminente e  incluso con la amenaza de la utilización de armas atómicas ese mismo perfil lo llevó a aceptar de forma repentina la invitación para una nueva cumbre, la última vez se llevó adelante en la capital norcoreana entre su padre y el Pte de Corea del Sur hace 10 años.  

 Los juegos de inverno en Corea del Sur fueron la antesala de este acercamiento en  medio de las amenazas constantes con la casa blanca, no se ahorraron palabras. Los  movimientos militares así  como los ensayos atómicos y misilisticos llevaron la tensión al máximo entre Estados Unidos y Corea del Norte. Los países de la región durante todo este tiempo hicieron un delicado equilibrio para así buscar evitar una verdadera catástrofe.

 Pero otra vez lo impredecible inclino la balanza, un nuevo camino se abrió, ante las gestiones surcoreanas, Trump que hablaba en las Naciones Unidas de utilizar todo su poderío militar contra el régimen comunista paso repentinamente a aceptar la idea de una inédita cumbre con el joven heredero norcoreano.

 Dos por uno, un buen precio para la paz que nadie puede dejar de aceptar pero ¿es posible el milagro?

 La cumbre entre ambas Coreas será fundamental para bajar la tensión y así retomar caminos comerciales y de acercamiento que por ejemplo permitan que miles de familias separadas repentinamente por la guerra puedan reencontrase. Al mismo tiempo reestablecer algunos puentes comerciales entre ambos países de los que de uno y otro lado de la frontera sacaban beneficios. Pero la solución para evitar un conflicto militar no parece pasar por esta cumbre sino por la que se realizará  en pocas semanas más entre Trump y Kim Jong Un.

 La histórica cumbre intercoreana servirá de base para el cara a cara de dos de los más impredecibles mandatarios a nivel global. Los dos personajes que hicieron con sus amenazas y explosivas declaración al mundo un lugar más inseguro.

 Una palabra es la llave para que se logre el milagro “desnuclearización” desde el punto de vista de los EE.UU tiene como objetivo final que Corea del Norte se deshaga de su arsenal de bombas y misiles, hasta ahora la garantía para conseguir por ejemplo esta cumbre, desde la visión Norcoreana que Washington retire sus miles de soldados de Corea del Sur, aunque aún no está claro que más podrían exigir. Estas horas darán paso a los gestos, símbolos, un gran show para la tv pero también tendrá que generar en un primer paso avances para que la gran cumbre finalmente se concrete.

 Trump rodeado de halcones  en los puestos claves de poder en su país ahora habla de paz, sin duda llevarla adelante con el ala dura del poder dará estabilidad a cualquier acuerdo que se alcance, pero también que nada de lo que se lleve adelante sea suficiente y como en la fábula del escorpión y el sapo, se imponga la naturaleza del escorpión y en pleno cruce del rio pique al sapo y ambos mueran ahogados. Pero no es tiempo para pensar en negativo, al menos por unas horas, démosle una oportunidad a la paz.

Compartir con:
Sin comentarios

Deje su comentario.