HomeNoticias del MundoVenezuela, otra vez a la calle

Venezuela, otra vez a la calle

Venezuela, otra vez a la calle

Desde la llegada de Hugo Chávez al poder en Venezuela, las calles se transformaron en un termómetro de lo que se vivía, política, económica y socialmente. Una válvula de escape utilizada con maestría por el chavismo. Por las marchas a favor y en contra del gobierno que se llevaban adelante en el país de forma sistemática, Venezuela era noticia a nivel internacional.
Gobierno y oposición median sus fuerzas en la cantidad de gente que lograban movilizar a las calles. Esto se dio siempre con posibilidades bien diferentes ya que el chavismo utilizaba todos los poderes del estado a su favor. Ganar la calle fue casi tan simbólico como poder votar más aún cuando las elecciones perdieron toda transparencia y legalidad.
Fue la calle lo único que le quedó a quienes buscaban un cambio en el país, hasta que salir a manifestar se convirtió en sinónimo de muerte, como le sucedió a las más de150 personas sólo en los meses de mayor tensión y enfrentamiento que se vivieron durante el primer gobierno de Nicolás Maduro.
Sin elecciones confiables, sin la posibilidad de manifestarse, con grupos parapoliciales y la guardia nacional reprimiendo con toda su fuerza, el desgaste se impuso entre las personas que buscaban la salida de Maduro del poder. Al mismo tiempo los referentes políticos opositores fueron perdiendo fuerza y a esto se sumaron las divisiones dentro de la oposición, las detenciones y proscripciones de quienes se convertirán en una amenaza del régimen. Las batallas fueron ganadas por el chavismo que decidió apoyarse por completo en la fuerza militar.
Sin los históricos políticos que enfrentaron a Chávez en referendos y elecciones o incluso a Maduro en las últimas elecciones reconocidas por la comunidad internacional, ahora es un joven político presidente de la Asamblea Nacional, no reconocido por el gobierno quien busca encender la llama de la esperanza entre los opositores. Las calles vuelven a ser el escenario elegido ante la imposibilidad de un cambio a través de las urnas ya que ese camino, al menos por el momento, carece de legitimidad.
El presidente de la Asamblea Juan Gaudió busca romper las estructuras donde se apoya el chavismo ofreciendo a civiles y militares amnistía y al mismo tiempo la unidad entre los partidos y líderes opositores mientras llama a la memoria de los venezolanos que aún se animan a salir para revivir los tiempos en que los que manifestarse era, pese a todo, posible.
Este será un día diferente para una oposición que si bien cuenta con apoyo político a nivel internacional debe luchar contra un gobierno que hasta ahora busca esconderse detrás de una mascarada de elecciones para hablar de democracia. Si esta nueva puesta en marcha contra Maduro logra generar una energía imprevista habrá que esperar a ver qué movimiento hace el chavismo y si deja otra vez en evidencia que en Venezuela no hay democracia.

Compartir con:
Sin comentarios

Deje su comentario.